Home / Opinión / Lo perfecto no existe / Finde en Budapest: no hay una sin dos, ni dos sin tres
Foto de Finde en Budapest: no hay una sin dos, ni dos sin tres

Finde en Budapest: no hay una sin dos, ni dos sin tres

Escapada de fin de semana a tu aire
24 Jul 18
Budapest es una de esas ciudades europeas para repetir. Un destino animado para un fin de semana en cualquier época del año. Es que es romántica y cosmopolita y, como no, está llena de historia. Apta para cualquier tipo de turista por la variedad de actividades a elegir y por su precio relativamente contenido, aunque no deja de ser una capital.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Visto que los Reyes Magos querían ofrecernos un regalo especial para comenzar el año con el pie derecho, no podíamos perdernos esta visita a Budapest.

Escapada de fin de semana a Budapest, empezando por Buda

Volamos con una compañía de bajo coste, una ganga. Está claro que el espacio para las piernas y el servicio es el que es, pero suficiente para una hora y cuarto desde Italia. Despegue y aterrizaje perfectos y con equipaje de mano, entradas y salidas del aeropuerto rapidísimas. Llegamos de noche, por lo que la sensación de despertarse en Budapest al día siguiente fue estupenda. Sobre todo, porque tuvimos mucha suerte con el tiempo. ¡Para enero 7° y sol son un lujo en esta ciudad!

¿QUIERES PREPARAR UN VIAJE A BUDAPEST?

Ya sabes que además de las ideas que saques de este relato, tienes disponible un diario entero con sus preparativos y experiencias en la guía de viaje a Budapest ya online en Chavetas

Decidimos organizarnos y dedicarnos el primer día a Buda, donde estaba nuestro hotel, que por cierto no recomendaré ya que no quedamos muy contentos (en el sentido de que las fotos en el portal que lo elegimos y la realidad eran pura coincidencia) y el segundo día nos concentramos en a Pest. El tercer día nos dedicaríamos a lo que nos apeteciera en plan relax ya que nuestro vuelo salía por la tarde-noche hacia Roma. Hay que decir que en esta ocasión planteamos el viaje un poco “estilo libre” (como digo yo). Es decir, nada de obligaciones y con intenciones de vivir el verdadero y auténtico ambiente de la ciudad así que, desayuno bufé y a las ocho, listos ya recorriendo las calles de Buda rumbo al Bastión de los Pescadores, uno de los lugares más representativos de la ciudad donde merece pararse un buen rato a observar la ciudad desde lo alto, sobre todo el Parlamento, y sacar fotos. El Bastión es un mirador de estilo neogótico y neorromántico relativamente reciente (finalizado en 1902) y tiene siete torres que representan las siete tribus que fundaron las ciudades de Buda y Pest que más tarde se unirían. Será imposible escapar de sus arcos en menos de una hora. No sé cómo pero cuando te das cuenta ya estás enganchado a la belleza de esta ciudad que te susurra desde allí abajo y la quieres capturar a toda costa con el objetivo de tu cámara.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Creo que después hay que entrar en la iglesia de Matías, que es una auténtica maravilla. De hecho, observamos que muchos turistas no lo hacen porque es de pago y en invierno tiene horarios limitados. Mal hecho. La Iglesia de Matías dicen que desde el primer soberano húngaro, San Esteban I, ha sufrido muchas modificaciones. Es una iglesia católica (dedicada a María) y en el periodo en el que Buda estuvo bajo el imperio turco también fue mezquita. Ha sido testigo de grandes acontecimientos de la ciudad como la coronación de alguno de sus reyes. Imprescindible es observar los frescos y las vidrieras.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Seguimos caminando hacia el Castillo Real donde se encuentra el Museo de Historia, un museo de cuatro plantas que cuenta la historia de la ciudad desde la Edad Media hasta la actualidad. También para los amantes del arte está la Galería Nacional donde perderse durante horas. Otra cosa sugerida que no llegamos a hacer es la visita al laberinto subterráneo del castillo. La dejaremos para otra ocasión en la que haga algunos graditos más ya que en enero los mediterráneos llevamos bastante mal el tema del frío y la humedad. Se puede subir y bajar la colina con un funicular muy pintoresco que está ubicado en esa zona, pero hace falta paciencia porque es único y hay colas. Me imagino que en verano será casi impracticable, dado el número de visitantes. Hay que tener en cuenta, que esta fue una de las ciudades pioneras en tranvías en Europa y hoy en día cuenta con múltiples líneas que recorren sobre todo el casco antiguo de la ciudad y que son muy prácticas como transporte público. Incluso discurren paralelas al Danubio. Una buena idea para evitar el tráfico en las horas punta en las que el centro no se resiente, pero sí los alrededores de la ciudad. Por ejemplo, nosotros tardamos más de una hora en llegar al aeropuerto debido al tráfico y era lunes, por lo que os aconsejo medios alternativos o salir un poco antes. Apenas cruzas la circunvalación de la ciudad, las infraestructuras cambian por completo y comienzan los semáforos colgados de cables y los agujeros en las carreteras (que ahora tanto me recuerdan a nuestra querida Bulgaria).

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Bajamos de la colina para dirigirnos por un sendero y llegamos al Puente de las Cadenas, uno de los más característicos que atraviesan el Danubio y ya no puedo evitar saltar de emoción ¡Hace tanto que quería venir a esta ciudad! Este es el puente colgante más antiguo que une las dos ciudades, Buda y Pest. Lo mantiene una estructura de cadenas, por eso lo denominaron así y se construyó como solución para cruzar de una ciudad a otra, sobre todo en períodos en los que el río no estaba helado y hacía falta un barco para moverse de un lado a otro. Después de su bombardeo en la Segunda Guerra Mundial fue reconstruido el que podemos ver hoy en día.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Giuseppe parece muy contento. Caminamos bastante, cada cosa que vamos encontrando en el camino nos sorprende e interesa, por lo que no acusaremos el cansancio hasta la noche. Decidimos acercarnos a la catedral de la ciudad, la Basílica de San Esteban, el edificio neoclásico mayor de culto en el país con la campana más grande. Subimos a su cúpula. Otra de esas cosas que a los dos nos encantan es pasear cerca de las nubes, por las torres, catedrales, tejados… ¡nos encantan los miradores! Creo que en Japón no nos dejamos ni uno. Desde la catedral tienes unas vistas de la ciudad diferentes a las de Buda. Eso sí, hay bastantes escaleras, así que si eres de los que prefieren salvar algunas energías o tienes vértigo, puedes coger el ascensor, saltarte esta parte o simplemente dirigirte a dar una vuelta dentro del templo.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Seguimos trotando hacia una de las zonas más animadas de Budapest, Váci Utca. Está llena de restaurantes para comer tranquilamente y descansar un poco.  Cuando salimos me doy cuenta de que estamos en el barrio del mercado de Budapest, que es una parada obligada en el camino. Puedes verlo cualquier día excepto los domingos, como cualquier otro mercado. Es el más grande de la ciudad y cuando fue construido por primera vez, a finales del siglo XIX, creo mucha polémica. También dañado considerablemente con la Segunda Guerra, en los años noventa decidieron reconstruirlo y ha llegado a nuestros días con bastante actividad. En la parte superior se pueden comprar todo tipo de recuerdos (yo no lo recomiendo, los precios son el doble que en otros lugares de la ciudad, quizás porque saben que es atractivo para los turistas). En cambio, si eres amante de probar la comida local también su parte superior está llena de puestos donde poder degustar el plato húngaro por excelencia, e Gulasch, una especie de guiso con legumbre, carne, verdura y ¡paprika! Si no te apetece, siempre puedes comprar algo en el mercado. El salami es muy famoso. Si tienes sitio en tu maleta… ¡A por él!

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Como se nos está haciendo tarde y empieza a anochecer regresamos al hotel caminando por toda la orilla de Buda. Descansamos un rato para ir a cenar a Sir Lancelot. Hemos leído algunas críticas que hablan bien de este restaurante. Vamos a ver qué pasa… Para los amantes del Medievo este restaurante puede ser curioso. A nosotros no nos entusiasman los restaurantes temáticos, pero en esta ocasión nos dejamos llevar por las reseñas. Acabamos con dos fuentes enormes de comida ante nosotros, sin cubiertos y rodeados de personajes excéntricos que bailan la danza del vientre o lanzan antorchas de fuego. Un consejo, si decidís ir, cada plato es suficiente para dos personas que han comido regularmente durante el día. Con niños en edad de crecer o mucha hambre, la cosa cambia. La verdad es que la comida no es buena. Se ha convertido en un lugar muy popular y es muy rústico.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

No aconsejado para personas que carecen de sentido del humor o parejas en su primer viaje. ¿Un paseíto para digerir? Mañana más…

Segundo día para recorrer Pest

Nos levantamos con la idea de ver el Parlamento bajo el sol. Hay visitas guiadas en todas las lenguas y tienes que reservarla con antelación. El edificio es realmente majestuoso, un auténtico símbolo nacional. Hoy en día en él se reúne la Asamblea Nacional. También posee una gran biblioteca. Del mismo estilo que el de Westminster en Londres, se caracteriza por su estilo neogótico, su cúpula central y su sugestiva iluminación nocturna. Te sorprenderás a ti mismo sacándole fotos desde cualquier ángulo a cualquier hora del día.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Un capricho de domingo es la noria. Aunque hace frío, nos subimos para disfrutar de unas vueltecitas de este paisaje singular, con el sol que nos acaricia a esas horas de la mañana. A los habitantes de la ciudad, sobre todo a los jóvenes les encanta venir por las noches. Lo bueno, es que das unas cuantas vueltas. Sus dimensiones no alcanzan las del London Eye, pero es otro punto de vista más dinámico de Budapest. Muy agradable, lo aconsejo.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Como el domingo en todas las ciudades tiene una atmósfera especial, le he propuesto la Giuseppe ir a un lugar diferente. He descubierto que hay un edificio en el barrio de la sinagoga, que también puede ser interesante, donde ponen un pequeño mercadillo y está lleno de bares. Allí ese día se mezclan los húngaros con los visitantes más curiosos que buscan algo diferente. Es el Gozsdu Weekend Market. Un pequeño lugar para hacer una pausa en el camino por el simple hecho de su ambiente relajante y aspecto característico.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Y otra vez en marcha, por la tarde nos acercaremos hasta el parque del Balneario Széchenyi, uno de los más renombrados de la ciudad, donde se pueden comprar las entradas por adelantado o en el momento. En temporada alta soy de las que siempre prefiero el pago adelantado, pero en invierno la cosa es más flexible. Budapest es el paraíso de los baños termales, así que este es uno de los más recomendados por sus dimensiones e historia. También porque está ubicado en un parque de la ciudad precioso adonde puedes llegar en un metro y observando algunas de sus antiguas estaciones, que parecen de cuento. En el parque hay también un castillo por donde puedes dar un paseo antes de zambullirte en las aguas curativas a altas temperaturas…

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Nos hemos entretenido mucho y se está haciendo de noche. Decidimos tomar un cafecito en una de las cafeterías históricas de la ciudad, el Central Café. Es un lugar muy chulo donde puedes almorzar o simplemente tomarte un dulce y un café a media tarde. Un poquito caro, pero me encantó la idea de que en la mesa hubiera lápices y pudieras escribir tu poema o pensamientos en el mantel. Yo no tuve que llamar a las musas inspiradoras para que me iluminaran y allí dejé plantados mis versos recién salidos de mi corazón en forma de emoción. Pensé en cuantas personas, famosas y comunes como yo, habrían pasado hasta ese momento por allí.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Y se hace tarde, se hace un poquito tarde y hemos podido ver con el wifi de qué muelle salen los barcos de esta noche, así que nos apresuramos enganchando medios hasta allí y conseguimos ver una taquilla abierta. La opción con cena incluida está agotada (lógico porque en invierno hay poquísima oferta. Otra vez, mejor reservar en línea si se puede). Nos compramos unos billetes con una vuelta de una hora y pico por el Danubio con copa (sobre unos 18 euros). Como falta una horita para salir nos tomamos algo rápido de picar en un bar y estamos listos para partir. Esta experiencia no te la puedes perder, sin duda. La noche en el río con todos los edificios iluminados es realmente bonita. Con los auriculares que explican más sobre lo que ves y la copa de champán en mano, somos tan pocos que parece que el salón de casa se mueve para mostrarnos el verdadero espíritu de la ciudad.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Giuseppe me mira, conozco ese brillo en sus grandes ojos azules. Yo voy maquinando el paseo para la mañana del último día por los montículos de Buda…

Última jornada sin rumbo fijo .. pero con muchas sorpresas

El despertar del último día es siempre un poco nostálgico. Pasamos la mañana, afortunadamente bajo el sol, subiendo a la estatua de la libertad de la ciudad. Es un recorrido bastante largo por una colina que te ayudará a quemar algunas de esas calorías si te has puesto morado a Gulasch. Desde allí se pueden hacer fotos panorámicas de Pest, desde un mirador un poco más alejado. A los pies de la colina, si no has estado todavía, están otros de los baños más famosos de la ciudad, los Gellért. Su edificio es especial y posee también alojamiento porque es un hotel. Así que, si tu presupuesto no tiene límites, puede ser una opción 10.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Después de la larga caminata y de tirar unas flechas con un amigo arquero que nos encontramos en lo alto, nos vamos a buscar el bar en ruinas más popular de la ciudad, el Szimpla Kert. No te puedes ir de la ciudad sin entrar en un bar de estos. Si eres marchoso, por las tardes-noches tienen mucha movida y sirven cócteles. Por el día puedes también comer algo o tomarte simplemente una bebida y dar una vuelta. ¡Su decadencia me fascina! Estamos por allí un buen rato y decidimos que es casi hora de comer y de volver a buscar las maletas. Pero antes, un buen plato nutritivo, encontramos un pub de comida húngara cerca de la estación donde no hay mucha gente. Nos llega un buen olorcito…  Pedimos dos platos de carne con guarnición, que llevan muchísima cebolla estofada. Y tras reírnos un rato y desesperarnos con la lentitud de los camareros, salimos satisfechos y contentos de haber encontrado un lugar poco turístico donde comer y haber probado algo bien cocinado.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

Luego el tiempo se acelera, aunque en el taxi, como he dicho antes, nos quedamos atascados a la salida de la ciudad [el precio de la compañía de taxis de la ciudad no es abusivo, en el aeropuerto puedes sacarte un recibo con el precio máximo de lo que puedes pagar para llegar a tu destino, y si te llaman a uno puedes siempre preguntar un precio orientativo con antelación]. Por eso, la próxima vez, nos alojaremos en Pest, para garantizar las conexiones. Quizás otro fin de semana a nuestro aire.  Y digo la próxima vez, porque creo que Budapest es una de esas ciudades, en las que no hay una sin dos, ni dos sin tres.

budapest Escapada fin de semana que hacer que ver Viaje visitas

MIRIAM (la“Chavetas benjamina”) y Giuseppe, desde Budapest

5% de descuento en SEGURO DE VIAJES IATI para lectores de Chavetas

Sobre Miriam Martín

Profesora de español para extranjeros, redactora de revistas para niños y artículos turísticos. Ladrona de sueños y malabarista del circo de la vida. Orgullosa de seguir teniendo pájaros en la cabeza… Adoptada en Italia, paraíso de amaneceres, ruinas vivientes, caos, pizza y limocello.

Código de ética

Libre

El 97% de artículos de este blog, como este que estás leyendo, son de contenido original creado por nosotros basado en nuestras propias experiencias sin que ninguna marca o empresa haya influenciado de ninguna manera en él. De entre los enlaces puede existir (o no, pero por si acaso avisamos para ser completamente transparentes contigo) alguno que contenga afiliación que nos pudiera generar algún ingreso extra sin ningún coste en absoluto para el lector. Lee nuestro compromiso de ética contigo AQUÍ.

20 comentarios

  1. Ermitas Nuñez

    Me encanta el relato. Que buenos recuerdos me trae pero, como dice Miriam: “no hay una sin dos, ni dos sin tres” y yo tendré que ir a por la tercera 😆😆😆

  2. Desiree Garcia

    Aixxxx que nostalgia!!!! Una ciudad con mucho encanto!!!Fui hace años antes que entrara en la UE y la verdad es que vivimos muchos momentos anecdoticos…😂😂😂!!! Y recuerdo que nuestro hotel, tb en Pest, y entonces sin internet y estas cosas…fue una timada… entrabas en un edificio preciooooso y luego cruzabas por un pasillo subterraneo, y tu habitacion estaba en otro edificio escondido que daba hasta mieeedooo 😂😂😂!!!!jaja… sin duda volvere!!! Como se nota que Miriam lleva sangre Chavetas!!!👏🏻👏🏻👏🏻😘

  3. Antonio Vazquez

    Nos encantó Budapest. Quizás por ser eclipsada por sus dos capitales hermanas nos sorprendió su belleza y su vitalidad. Deseando volver

  4. Ana Maria LM

    Yo ya he ido dos veces y seguro que habra otra tercera me encanta!!

  5. Angel Fidalgo

    Personalmente me gustó mucho más que Praga 🙄

  6. Miriam Martin Sastre

    Ángel, supongo que dependerá de muchos factores. Yo en Praga tuve suerte porque la visité en octubre, no fue nada agobiante y me encantó. La verdad es que, aunque se comparan mucho, son dos ciudades diferentes 🙂

  7. Maria Urrutia

    Realmente preciosa y a la vez emocionante

Comentar

Seguimos la normativa de protección de datos RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Chavetas.es en el siguiente enlace sobre nuestra Política de Privacidad. Los campos necesarios están marcados *

*

Send this to a friend